jueves, septiembre 14, 2006

En vías de picado grueso

La siguiente entrevista, la realizó Juan Rodríguez, un verdadero "inquieto". Muchas gracias a él y a su staff por la siguiente nota.

"Uno viene al mundo a buscar un lugar donde se sienta cómodo..." así explica Héctor "Limón" García su vuelta a Via Varela con nueva formaciòn y nueva placa "Picado Grueso". ´
Después de haber estado en la Bersuit hasta Libertinaje y en “Frappe” el primer disco de Javier Calamaro, queda demostrado que Limón no es un tipo que le escapa al éxito, sino que es un inquieto que busca constantemente su lugar y cuando siente que no lo encuentra, trata de generarlo. Aquí podrán disfrutar de una charla que no tiene desperdicio...

Te pudiste alejar un poco del estilo musical que venias haciendo, de la formación anterior pero no del nombre. ¿Qué significado tiene para vos “Vía Varela?”

Limón García: No, es más, te digo que en algún momento, mientras grabábamos el disco, se había barajado la posibilidad de cambiar el nombre porque estaba pasando otra cosa, eran otros lo músicos y además esta formación se permitía tocar un montón de cosas que las otras formaciones no se habían permitido, entonces en un momento dado pensamos en la idea de cambiar el nombre pero estuvo muy fuerte eso, porque llegó un momento que estábamos decididos a que el disco, en realidad iba a ser al revés, se iba a llamar la banda “Picado Grueso”, y el disco “Vía Varela”. Ósea íbamos a hacer un trueque. Pero después la gente que nos conoce y todo... nos decían, con razón alguna ¿cuál es el sentido? Una banda puede mutar también y sobre todo... por ejemplo Juan de “la Bersuit”, me decía “eh, bueno nosotros también mutamos” porque cuando yo estaba con ellos, veníamos de hacer una historia y pasamos a hacer otra totalmente distinta.

Inquieto: Hasta que hubo un cambio límite...

Limón García: Si, fue un cambio limite, porque era vida o muerte y el cambio de Vía Varela no fue un cambio así, fue desde el interior, yo aprendí mucho y me quite muchos prejuicios con Bersuit y con otras bandas que estuve dando vueltas, haciendo, cantando como invitado y entonces yo me encontraba con que tenía un montón de temas que nunca llevaba a la banda porque me parecía que Vía Varela no los podía tocar y entonces una de las cosas que yo aprendí, es que si vos tenés la personalidad y el sonido de la banda, cualquier cosa que toques lo vas a tocar como suena esa banda y si la canción esta buena, mejor.

Hablando del disco, ¿Cuáles son las ideas o conceptos de “picado grueso”?

Limòn Garcìa: para nosotros, que somos músicos que se identifican con una sociedad o un proyecto de sociedad más justo, que intentamos decir las cosas que creemos, que es lo que lo que le pasa a la gente que es “picado grueso”, esa gente que todos los días viaja a su lugar de laburo que tiene sueños y un montón de cosas adentro, aunque el sistema todo el tiempo lo combate, lo conmueve o lo posterga y sin embargo esa persona, sigue pensando que en algún momento las cosas van a cambiar. Y nosotros tocamos mucho para esa gente. Sentimos que ese es nuestro lugar hoy, pero no solamente en un plano de vista social como puede ser “Palo y palo” o “subís, bajas” sino también desde el lugar afectivo, desde el lugar de la “consentida” que es una cosa fresca y tierna.

Las letras del disco muestran una gama de personajes que podrían ser los que comprenden a una persona y también se puede apreciar una carga de dolor importante ¿Eso fue lo que se propusieron mostrar?

Limón García: Sí, el disco tiene mucho dolor pero también mucha esperanza. Esa cosa de que uno sale a la calle y te dan ganas de putear porque decís: “loco no puede ser que todo esté así”. Ni yo, ni mis hijos, ni mis hermanos, ni mi familia, ni mis amigos, nadie se merece esta sociedad tan injusta y en ese plan también te enamoras, tenés un hijo y sentís las mismas cosas. El disco tiene todo eso. Cuando nosotros terminamos de escuchar el disco, nos dimos cuenta que verdaderamente era una galería de personajes. Hay varios personajes en el disco que cantan de una forma, o de otra, diciendo una cosa u otra, pero son los personajes que uno tiene adentro.

Otro atributo que posee el disco que llama mucho la atención es el arte del boock, porque causa una sensación de asombro y a la vez de dolor. ¿Tiene ese significado o es otro el fin?

Limón García: Nosotros cuando terminamos el disco dijimos: “bueno hay que hacer el arte”. Inmediatamente cuando lo estábamos terminando apareció Salvador Batalla, que es un artista y un fotógrafo increíble que había hecho varios discos de “Bersuit”. Yo lo conozco a raíz de eso, a través de ir a donde expone sus fotos. Y también siento una profunda admiración por él. Cuando él dijo que quería participar del disco, yo creí que lo más justo y lo más lógico era darle los temas y que elija lo que pasaba en cada una de las letras y como lo veía, porque él es otro artista y cada uno tiene una mirada distinta aunque la esencia siga siendo la misma. Yo sabía que él iba a interpretar lo que nosotros queríamos decir y fue alucinante, porque las fotos tienen muchísimo que ver con cada una de las letras y con cada una de las canciones, incluso tenés que andar girando el boock y eso significa que te saca de un lugar y te pone en otro todo el tiempo. Además de eso, cuando él trajo las fotos nos juntamos para ver como diseñábamos el tema de las letras, de cómo iban a ir, y todo eso. Yo dije: “no las fotos no se tocan, las letras no son importantes, lo que es importante en este libro son las fotos, la letra si la querés escuchar la tenes en la canción..

Que no le quite importancia a la foto...

Limón García: ¡Claro!. Porque vos pones la letra arriba de la foto y eso es una violación a un acto artístico y no queríamos eso, porque estamos con esa historia de reivindicar la mística del rock, del arte y de todo eso.

Eso fue porque se perdió mucho la cultura, ahora es todo muy rápido y muy sencillo.

Limón García: Exactamente. Y además en una sociedad que por tantos años fue postergada, la gente tiene la necesidad de hacerse notar y ser protagonista y esta cultura que se instaló en la década del `90 en este país, realmente consumió un montón de cosas, se fagocitó rápidamente a una vieja historia que nosotros teníamos, una cuestión hasta esperada, se tocaba mucho pero un show era esperado, vos ibas a ver a Spinetta, Serú Girán, Charly, Fito y decías: ¡bueno vamos, vamos! y no sabías como iba a ser la escenografía.

En sí, ibas a buscar una sorpresa.

Limón García: Y sí, ibas a disfrutar de la música también, que ese es otro de los temas. Hay que alimentar la utopía, porque si no hay utopía no hay sueños y si no hay sueños té empezás a meter cosas por la nariz hasta que decís basta.

Hasta que terminas dependiendo de eso y tu felicidad pasa por ahí, lo que hay que encontrar es eso, el sueño.

Limón García: Me parece que los artistas y los medios de comunicación tendrían que dejar un poco la hipocresía con este tipo de cosas y ponerse las pilas y trabajar por la cultura. Hay muchas bandas que están haciendo un trabajo muy en serio y están trabajando para los shows. Lo que pasa es que a veces lo que se difunden son las “otras bandas”, que están en otro plan. Nosotros creemos en eso, y ahí estamos dándole batalla para sacar este proyecto adelante, que es difícil, pero ya lo sabemos, porque siempre lo fue.

Pero es parte del juego y lo lindo es ir logrando cosas. Si uno pierde, eso termina perdiendo todo. Si uno tuviera todo antes de arrancar, no buscaría caminos.

Limón García: Claro yo me podía haber quedado en “la bersuit” tranquilamente, disfrutando de tocar para 5.000 o 10.000 personas, pero ese no era mi plan.

¿La idea de renovación se basa más en seguir buscando ese sueño que es llegar con tu banda a lo más alto o seguir conservando ese espíritu de lucha constante?

Limón García: Muchos artistas tienen la facultad o la virtud de ser transgresores en un montón de cosas, de generar un montón de cosas y cuando la gente espera que hagan un mueble resulta que los tipos hacen un auto, entonces uno dice: para, ¿qué pasó?. Muchos artistas hacen eso, transgreden desde ese lado, yo soy inquieto con otras cosas y cuando siento que no estoy cómodo en un lugar tengo que arrancar con otra cosa, necesito todo el tiempo tener el espacio para poder decir muchas cosas. Trato de encontrarlo, en este caso lo estoy haciendo con “Vía Varela”, lo hice mucho con “bersuit” y mis amigos me ayudaron a realizar este disco porque realmente yo no hubiera podido hacerlo solo, es un espíritu inexplicable, porque los pibes me decían: ¿por qué te vas? ¿Por qué te fuiste? Hice “Frappe”, el primer disco con Javier Calamaro y también me fui, Javier empezó su carrera con ese disco, yo lo terminé y me fui. Uno viene al mundo a buscar un lugar donde se sienta cómodo y yo estoy buscando ese lugar musical donde me sienta cómodo, en este momento el mejor lugar que podía tener es el que tengo, que realmente estoy muy cómodo. Estoy componiendo solo y con Juan (Suvirá) también hacemos muchas canciones. Pero me llevó mucho tiempo estar en este lugar y ahora estoy cómodo me siento bien, cuando no puedo hacer una letra, lo llamo a Juan y le digo: che Juan tengo una música, te la paso. Y él la termina pero la sensación es de, estoy haciendo lo correcto. Cuando siento que me ataca la omnipotencia, a esas cosas las combato, las visualizo y se que son enemigas mías. Como sé que son enemigas para mi futuro y para mi carrera tengo una luz que se prende cuando pasa eso y llamo a los que saben más que yo y se los digo. Para mí eso es fundamental porque es un aprendizaje con la vida.

Estás renovándote constantemente.

Limón García: Yo hago las canciones, las llevo a la banda y después el guitarrista toca, el bajista toca, porque los que saben de sus instrumentos son ellos y cada uno crea su instrumento sobre la idea central de la canción, y así toma la personalidad la banda, sino sería solamente la personalidad de una persona. Todo el tiempo tiene un límite eso.

¿Cómo definirías al under?

Limón García: Es difícil, porque para que haya bandas under tiene que haber espacios under y hoy no los hay.

Aparte es como que esa palabra se desgastó. Porque ahora cualquier banda chica que capaz no tiene una propuesta interesante se cree parte del under.

Limón García: Ser under no es tener una banda y no tener un lugar donde tocar. Es generar cosas, algo que no se está viendo en el mercado. Under son todas estas bandas como nosotros y algunas más y otras menos, pero que tienen una propuesta distinta a lo que se está escuchando en el mercado y están afuera de él. Pero también tenes que tener el espacio donde poder mostrar lo under y hoy esos espacios no están, como “Cemento” por ejemplo, lugares que hubo en otras épocas no están y ahora son todos mega eventos, aunque sean chicos. Hay determinados espacios donde se arman 7 u 8 bandas y hay alguien que los produce y te pide entradas anticipadas y eso no es under.


Entrevista: Juan Manuel Rodríguez y Claudio Bagnato.
Fotos: Via Varela
www.memoriadeuninquieto.com.ar

1 comentario:

Andy dijo...

vamos via, che!

un abrazo!